lunes, febrero 11, 2008

Una palabra


la palabra la olvidada en el sumidero.

La despreciada atrás de una bala.
La palabra
acariciada
por manos acariciadas por perros olorosos y lenguas pastosas.

La única
elegida inmensa alada.La pequeña palabra.



4 comentarios:

Gabriela Bruch dijo...

me encantó este poema , descarnado, en donde lo que no se nombra es más fuerte que lo nombrado.
te mando un abrazo y felicitaciones por el blog

Anónimo dijo...

Good dispatch and this enter helped me alot in my college assignement. Thanks you seeking your information.

germán arens dijo...

Hola!...muy buenos tus poemas.Saludos.

Máximo Ballester dijo...

Me gusta mucho. Bello por simple.
Un beso.